• A1 01
  • A2 01
  • A3 01
  • A4 01

Historia de un refugio

Aníbal Vallejo Rendón

EL MUNDO, martes 30 de junio de 2015

El refugio La Perla del municipio de Medellín no apareció por la generosidad de ningún funcionario, ni por iniciativa que se preocupara por la sobrepoblación del único albergue que había, el de la Sociedad Protectora de Animales, que no daba a abasto para atender el abandono de perros y gatos que dicha entidad atendía sin recursos suficientes, sin ninguna distinción, incluso provenientes de dependencias oficiales que ordenaban su desalojo y remisión como si esta fuera una dependencia municipal.

Lo que ahora hacen distintas instancias municipales como salud, medio ambiente, gobierno, convenios inter institucionales, contratos, lo hacía en forma callada La Sociedad Protectora de Animales. Una acción de tutela instaurada contra dos hermanas cercanas a la entidad nos llevó a buscar el acompañamiento de la abogada Sofía Marín M., quien logró revertir la obligación al municipio de construir y hacerse cargo de un albergue permanente. El juzgado 40 penal municipal señaló un término perentorio de tres meses, ordenó acompañar sicológicamente a las hermanas y poner en funcionamiento la Junta Defensora.

Inicialmente para cumplir el fallo adecuaron La Aurora y casi cuatro años después fue inaugurado el Refugio escuela parque ambiental la Perla, en el lugar que años atrás había sido descartado. La sola denominación intentó desconocer la trayectoria de La Sociedad Protectora de Animales, de cuya experiencia, archivos y ejecutorias se fundamentó la recién llegada administración municipal que muy pronto lo olvidó, marginó a la entidad y de distintas maneras la atacó cuando modificó el acuerdo aprobado en el momento en que cumplió 80 años de fundada, le suspendió el comodato sobre un vehículo en el cual se recogían los animales, no volvió a citar a la Junta Defensora y la apartó de todo proceso, tratando de mostrar otra cara del nuevo lugar y con la pretensión de un megaproyecto desproporcionado a la realidad, con una prepotencia tal que llevó a muchos protectores a convertir sus viviendas en albergues improvisados ante la demora en la construcción del proyecto.

La difícil situación presentada llevó al cierre del albergue de La Sociedad Protectora por incapacidad operativa, sobrepoblación y sobre todo por el desconocimiento de la comunidad que nunca diferenció la entidad privada de las nuevas dependencias oficiales. El sustento de esta historia es un fallo del juez Diego Fernando Escobar M. cuya desaparición lamentamos.

www.elmundo.com.co

BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes

Dirección del Consultorio

Carrera 75 #65-176
Tel: 57+4+2600001
Medellín Colombia
Sur América
protectoranimales@gmail.com

Síguenos